¡Oid Mortales!

PDP Rafaela 13 de agosto de 2020 Por Prensa PDP
Nota de opinión del PDP en torno a la Reforma del Poder Judicial
IMG_20200813_195517_816

Futbolísticamente hablando, “equipo que funciona (gana), no se modifica”.

El parangón con el quinteto que conforma la Corte Suprema de Justicia de la Nación, no es exacto.

Desde el gobierno nacional se ha iniciado el proceso para cambiar el rumbo de la Justicia Argentina. El Poder Judicial tal como existe no sirve a los intereses de los gobernantes de turno.

Explicar al Gran Pueblo Argentino lo que se está tratando de conseguir, con inmensas chances de lograrlo, es una ardua y casi incomprensible tarea. Tejes, manejes, argucias y vericuetos, negociaciones y entramados que no vale la pena ni siquiera intentar enumerar; dado que al Gran Pueblo, no le interesa…

Pero sí, resulta imprescindible, desde todos los rincones hacer oír la voz de alerta, como hombres libres que tratamos de ser.

Querer cambiar la Justicia porque no funciona correctamente como Poder del Estado, sería una razón más que justificada.

Pero, a su vez, se intenta modificar, ampliar, agrandar, aumentar los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para que ingresen personas que servirán a las intensiones de quienes hoy tienen poder de gobierno, siendo que, a varios de ellos, les pesan denuncias, causas, juicios; y que tratan de reivindicarse no por el camino de la Ley, sino mediante el voto mayoritario de la política.

Para el caso que nos ocupa, alterar el número de miembros de la Corte Nacional no es un simple cambio matemático. Es pretender afectar Instituciones que fueron creadas para garantizar la armonía social, la libertad, el desarrollo personal y en lo posible la justicia.

El Poder Judicial Argentino funciona muy mal desde hace mucho tiempo. El prestigio personal, académico, los valores éticos y morales de sus miembros fueron fagocitados por el poder del dinero, la corrupción, el escándalo y la pérdida total del coraje personal. Se enlodó los ámbitos reservados de hombres y mujeres que en otros tiempos fueron ejemplos a imitar.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación no debe ser modificada en aras de un mínimo respeto a una organización nacional que debe retomar el rumbo perdido.

Representantes de los rafaelinos, como el Senador Mirabella, deben actuar con grandeza en esta hora límite de la Nación.

Boletín de noticias