Presentamos un proyecto para retener las motos en caso de no uso del casco

Concejo Municipal - Actividad Legislativa 06 de diciembre de 2017 Por Lisandro Mársico
La cantidad de muertes registradas en el año, en accidentes de tránsito, motivaron el escrito.
CONTROLES 1_opt

Presentamos un proyecto modificatorio del art. artículo 65, inciso A)  del Código de Tránsito de Rafaela, Ordenanza Nº2969, mediante el cual se pretende retener el ciclomotor o motocicleta, en el caso que el conductor o su acompañante no tengan colocado el casco reglamentario de seguridad.

Si bien, en la Ordenanza local está prevista la adhesión a la Ley Nacional de Tránsito, esta última no estipula la retención del vehículo en caso de no tener colocado el conductor y acompañante el caso reglamentario, si lo tiene estipulado como una falta grave, pero no como una medida cautelar. Sí está previsto en la legislación provincial a la cual Rafaela no se encuentra adherida. 

En la actualidad si en un operativo de tránsito, detienen a un conductor de moto, que no posee colocado el casco reglamentario, le hacen la multa correspondiente, pero si no hay otra causa de retención u otra persona le acerca un casco, lo dejan ir con la moto, no conduciendo, pero esto es una ingenuidad, ya que nadie asegura que cuando ya no es visibilizado por los inspectores, tome su rodado y siga la conduciendo la motocicleta sin el caso. 

Es hora que el municipio aplique mano firme con este tema e intervenga fuerte y decididamente. Ya llevamos 10 muertes en 2017, que no ha finalizado, y muchos lesionados; evidentemente existe una franja de usuarios de motovehículos,  que ha tomado como determinación la no utilización del casco protector, por lo  que ante esta actitud remisa, resulta razonable e impostergable facultar al Departamento Ejecutivo Municipal para que proceda a retener las motos, a los conductores y acompañantes que no tengan colocado su respectivo casco.

Las consecuencias disvaliosas que pueden producirse por el no uso del casco, repercuten no solo en la esfera privada de quien no utiliza el elemento de seguridad, ya que tiene enorme trascendencia en toda la familia de quien resulta víctima de un siniestro del tránsito (impacto en la esfera moral, económica, entre otras), también para la sociedad, la muerte o discapacidad permanente de un individuo tiene consecuencias económicas y sociales serias, diversas y perdurables en el tiempo; desde el momento mismo en que se produce el accidente y la salud pública asiste al herido, incluyendo su traslado a un hospital público donde se le brinda toda la atención y tratamientos que requiera su recuperación; ante esto aparece casi indiscutible que el daño no es solamente personal. Si fallece, además de la pérdida de su capital laboral, se debe incluir el pago de pensiones y la atención para sus seres queridos, y todo ese perjuicio en su conjunto lo soportamos todos.

Según informes provistos por la Dirección del Hospital “Dr. Jaime Ferré”, el 68% de los accidentes producidos en nuestra ciudad, entre Enero y Junio de 2017, existe por lo menos una moto involucrada, a su vez de los accidentes registrados en Enero de 2017, el 81% de los motociclistas no tenían puesto el casco, siendo que para Junio del corriente año ese porcentaje es de 66%.

Me produce gran indignación observar casos en que van cuatro en una moto, incluidos menores y ninguno tiene casco; o situaciones más graves, como ver a padres que van con el casco colocado y el hijo atrás en la motocicleta, sin el casco protector, a esto hay que ponerle fin. 

Boletín de noticias