¿Se necesitan 50 funcionarios para conducir la ciudad?

Concejo Municipal - Actividad Legislativa 28 de julio de 2017 Por Lisandro Mársico
Aquí la nota completa con Diario Castellanos, donde nos referimos a la gestión municipal.
84204-0000

En la figura de Alejandro Zeballos, el Partido Demócrata Progresista buscará en las venideras elecciones su segunda banca en el Concejo Municipal, sumándose a la ya existente defendida por Lisandro Mársico.
Ambos dirigentes del tradicional espacio dialogaron con Diario CASTELLANOS sobre lo que consideran uno de sus puntos álgidos de trabajo: la búsqueda de un control mucho más exhaustivo, técnico y eficaz de las finanzas municipales.
- Parece encaminarse la aprobación de la Unidad de Control, proyecto que impulsa la oposición en forma conjunta, ¿qué les genera eso?
- Nosotros venimos trabajando este tema desde hace bastante tiempo, porque la oposición en su conjunto está buscando una solución. En ese sentido hemos logrado con el PRO aunar una propuesta que, debo reconocer, tiene cosas para corregir. Por eso vemos con buenos ojos que el Ejecutivo venga todas las semanas y nos vaya apuntando las observaciones que buscan cambiar, tal como hacemos nosotros con cada proyecto que tienen ellos.
- ¿Los conforma este ‘ida y vuelta’ con el Ejecutivo?
- Sí, porque no nos olvidemos que esto debe ser consensuado. Y si bien el Ejecutivo tiene la idea de que esta iniciativa se apruebe, no podemos votar un artículo por la fuerza para que después el intendente Castellano lo vete. Pero paralelamente el consenso debe incluir al SEOM, que ya hizo sus observaciones y sobre las cuales estamos de acuerdo: hay cosas a cambiar. Estamos avanzando como podemos, es un tema engorroso sobre el que hay distintas opiniones y al que hay que proyectarlo una vez puesto en práctica, donde debe tener la menor cantidad de equivocaciones posibles.

- ¿No es duplicar roles y gastos?
- No. Entendemos que debe existir un organismo que gire en la órbita del Concejo y que sea ‘controlado’ por la oposición para a su vez llevar un control legal y técnico, mucho más específico, integral e integrado, sobre cuestiones que se relacionan con las finanzas públicas. Lo que hay actualmente en el Municipio no es técnico, porque nosotros no somos técnicos y se nos dificulta estar en el ‘día a día’ de la contabilidad del Municipio. Se necesita un equipo de gente destinada a tal fin.
- ¿No alcanza lo que hay hasta ahora?
- Lo que se hace actualmente es un control pero a través de una Secretaría de Auditoría que depende del Ejecutivo. Es decir que no tiene la independencia suficiente como para llegar a realizar un control objetivo. Por eso pretendemos un órgano técnico que lleve adelante este tipo de controles.
- ¿Por qué no Rafaela Evalúa?
- Ahora el Municipio está trabajando con un sistema de preparación, donde gente del CIPPEC viene a capacitarlos, dejando una serie de teorías y técnicas para el Control. Después se debe armar una Ordenanza a través de la cual, supuestamente, se convocará a todas las instituciones que quieran participar. Una vez que esté armado este organismo, se elegirá un tema al cual evaluar.
- ¿Y entonces?
- Por ejemplo, si se quisiera evaluar cómo funciona la prevención en seguridad por parte del Municipio -qué rol cumple, qué actividades desarrolla, con qué resultados-, ese grupo de personas designadas no son especialistas en seguridad como para analizar este tema. Entonces se convocará a personas mucho más idóneas en la materia para que saquen una conclusión al respecto. Pero esto escapa al ‘día a día’ de la vorágine municipal y a la velocidad que nosotros pretendemos: ¿cuánto va a demorarse el organismo en hacer esa evaluación? Necesitamos celeridad, para poder decirle al Intendente ‘usted hace bien esto, mal esto, se debe mejorar de tal manera’.
- ¿Y la Unidad de Control ganaría en agilidad en ese sentido?
- Claro, porque ya se trata de un organismo permanente. Un organismo al que debemos bajarle la estructura: nosotros habíamos propuesto tres directores, Galantti sugirió que sea uno y lo aceptaríamos. Pero la idea es que esté en el ‘día a día’ del Municipio, controlando desde una licitación hasta una inversión en pavimento o en la organización de cualquier evento. Tener un equipo permanente facilita estar atentos a los detalles de las finanzas públicas, pero también a situaciones como denuncias. Porque, por ejemplo, en el caso de que un empleado municipal denuncie un hecho sospechoso en el Corralón, ¿qué puede hacer Rafaela Evalúa con eso? Es imposible, como también es imposible que los concejales dispongamos de las herramientas necesarias como para trabajar en ese tipo de investigaciones.
- ¿En qué gasta de más el Municipio?
- Podemos responder con más preguntas: ¿Para qué sirve el Jefe de Gabinete? ¿Alguien nos puede explicar para qué está el cargo de Eduardo López? ¿Para qué existe la Subsecretaría de Gestión y Participación? ¿No se podría tener menos estructura? Actualmente hay 20 personas que cumplen función de Gabinete y otras 30 denominadas como Personal de Gabinete. La Ley Provincial 9286 contempla que puede contratarse personal, que no está dentro de la estructura municipal, pero que sumados ascienden a 50 los funcionarios municipales. Y dentro de toda esa parafernalia de Moreno 8, que se ha convertido en un Comité Justicialista, nos preguntamos: ¿se necesitan 50 funcionarios para conducir la ciudad? Y dentro de esos 50, ¿se necesita un Jefe de Gabinete?
- Al menos se percibe un involucramiento de López en los temas referidos a la Seguridad…
- Es cierto. Pero nos pregunamos, ¿qué expertiz ha tenido un médico durante toda su trayectoria en materia de seguridad? Porque esto no es cuestión solamente de estar informado, sino que se deben manejar políticas preventivas para traerlas al Municipio. Y esto se logra con muchos años de trabajo y experiencia, de conocimiento sobre cómo funciona en otros países. 

Te puede interesar

Boletín de noticias