Si lo derogan, voy a pedir la devolución de lo que se reintegraron

Concejo Municipal - Actividad Legislativa 27 de octubre de 2016 Por Lisandro Mársico
Hablamos con Diario Castellanos en relación a la injusta medida tomada el año pasado por el Gobierno kirchnerista de Rafaela.
marsico

En diálogo con Diario Castellanos, el concejal Lisandro Mársico (PDP-FPCyS) planteó firmemente su postura frente al decreto municipal de junio de 2015 a través del cual se dispuso que el 60% de lo que deberían tributar funcionarios políticos y personal jerarquizado de planta permanente, sea absorbido por el erario público local. A esta medida se adhirió también por Resolución Interna el Concejo Municipal, beneficio al que Mársico renunció desde el día en que asumió, en el mes de diciembre del año pasado, "por considerarla una situación de extrema injusticia para todos los vecinos de la ciudad, además de no corresponderse con los parámetros éticos que deben tener los representantes de los ciudadanos". Recientemente, –desde el mes de setiembre- también lo hicieron Germán Bottero y Raúl "Lalo" Bonino. 
Integrantes del PDP, entre quienes estuvo el edil, manifestaron su disconformidad con la medida adoptada por el DEM, algo a lo que este Diario hizo mención en reiteradas oportunidades.
Según expresó, el fundamento legal que el Departamento Ejecutivo Municipal le otorga a esta devolución, radica en el art. 8º de la Resolución General 2437 de la Administración Federal de Ingresos Públicos. "Pero esta es solo una técnica de liquidación del Impuesto y no constituye el basamento legal para justificar tan repudiable proceder. No existe una norma local presupuestaria que los habilite a devolver con fondos públicos a los funcionarios políticos, parte de lo que se le retiene de sus haberes mensuales, y se lleva el fisco nacional", señaló. "Al no haber una partida presupuestaria para eso, por ende no tiene sustento legal", añadió. Para ejemplificar esto, citó el caso de los jueces. "Ellos no cobran impuesto a las ganancias, pero tienen protección legal porque hay una ley que lo dice. Acá no hay ley, es un decreto".
Mársico manifestó su rechazo e indignación también porque inclusive se desconoce el monto de dinero, que "pertenece al erario municipal, o sea, a todos los rafaelinos, para aumentar los ingresos mensuales suyos, de sus colaboradores y concejales". 

Pedirá la devolución 

Además, el concejal remarcó que "si lo derogan, voy a pedir la devolución de lo que se reintegraron por todo este tiempo. Al no tener sustento legal, esto tiene que ser devuelto, porque nunca lo tuvo". Y agregó: "estoy cuestionando que funcionarios políticos, sean concejales o miembros del Ejecutivo, hayan utilizado un acta del SEOM, un acuerdo de los empleados, para beneficiarse ellos". 
Mársico remarcó que el beneficio no debe eliminarse solamente para los funcionarios electos (intendente y concejales), sino que también debe alcanzar a los integrantes del Gabinete Municipal. "Tiene que ser para todos", expresó.
Con respecto a la cantidad de beneficiarios por la devolución del 60% del impuesto a las ganancias, indicó que por una parte, "están los secretarios y subsecretarios que forman parte de la estructura municipal que están parados bajo la estructura que se votó, la orgánica de la Municipalidad, que son 17", y recordó que también hay que sumar "al Intendente, el coordinador de seguridad, la coordinadora de vecinales y el fiscal municipal".
"A la par de esto, hay una Ley provincial 9286 que contempla la posibilidad de que el Municipio tenga asignado un personal de gabinete, que son los asesores y colaboradores directos de los secretarios. La ley contempla el personal permanente y no permanente, y en este último está incluido el personal de gabinete. De esos, hay 27", continuó. 
Por último, también hay que considerar a 7 concejales, y a algunos integrantes del personal político del Concejo (uno de ellos también renunció recientemente).

La medida no afectaría a los trabajadores

Conforme distintas fuentes consultadas, no habría cambios en cuanto a la aplicación de la resolución respecto a los trabajadores de planta municipal. Al menos así siempre lo manifestó el concejal pedepista Lisandro Mársico, quien desde un primer momento "separó las aguas" dejando a salvo la legitimidad circunscripta a los dependientes del Municipio. "A lo de los empleados municipales lo entiendo como una conquista sindical, que el Ejecutivo avaló y no cuestiono eso", le comentó a este Diario. 
Se sabe, además, que la aplicación de la resolución nació como un logro gremial del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM), pensando en aliviar el peso del descuento a las ganancias a los trabajadores de las categorías más altas, y con más años de servicio. También para aquellos que realicen una buena cantidad de horas extras. En tal contexto, y como mero ejemplo, se sabe que la medida beneficia a varios inspectores de la Dirección de Protección Vial y Comunitaria.
Al menos hasta ayer, el gremio si bien estaba al tanto de las "movidas" que introducirían cambios en la operatoria, no había recibido notificación alguna, lo que era visto como una "buena señal", en sentido que no se alteraría el panorama para sus representados. Caso contrario, el Municipio habría ganado un nuevo enemigo en esta polémica.

Boletín de noticias