Día Mundial del Medioambiente: Carlos Villalonga estuvo en Rafaela

PDP Rafaela 07 de junio de 2016 Por Lisandro Mársico
El diputado nacional y especialista en temas ambientales, expuso de manera categórica el momento que vive el hombre en cuanto a la necesidad de efectuar cambios drásticos a corto plazo para evitar "una catástrofe desde todo punto de vista".
20160606_212852

De esta manera Diario Castellanos comentó la reflexiva exposición de Carlos Villalonga.

Con organización de las agrupaciones políticas locales que a nivel nacional integran "Cambiemos" (PRO, PDP y UCR), tuvo lugar en un repleto salón de la Biblioteca Sarmiento una conferencia sobre cambio climático, a cargo de un expositor de lujo: ya que Juan Carlos Villalonga fue el representante argentino en la cumbre mundial de París. Villalonga, de 56 años, cautivó por la claridad, sustento y elocuencia de sus conceptos a la audiencia, y previamente visitó la Redacción de CASTELLANOS. Allí contó que ingresó el 10 de diciembre de 2015 como diputado nacional por Cambiemos, representando a la ciudad de Buenos Aires luego de trabajar dos años en Gestión Ambiental del Gobierno de la Ciudad. "Anteriormente trabajé más de 30 años en organizaciones no gubernamentales, cuando en 2011 me fui de Greempeace, formé una agrupación que se llama Los Verdes", precisó. En la cámara baja nacional, integra las comisiones de Ambiente, Minería, Ciencia y Tecnología, Industria.

"El mayor desafío"

Al explayarse sobre los mismos conceptos que luego replicó en la charla abierta, Villalonga se refirió al compromiso del acuerdo de París sobre cambio climático como "el mayor desafío ambiental que enfrentamos". "De una magnitud sin precedentes". "Estamos atravesando años claves para torcer el rumbo hacia un modelo productivo en el cual podamos mantener la temperatura del planeta en ciertos límites". "O por el contrario, si seguimos como estamos, o sea, si no podemos dominarlos, nos vamos a tres, cuatro o cinco grados, lo que sería una catástrofe desde todo punto de vista". "Se deteriorarían en forma generalizada los ecosistemas, impactando en las fuentes de alimentos, y en las fuentes de agua, en proporciones dantescas, ya que en 2050 pasaremos de ser 7 mil millones de habitantes a 9 mil en todo el planeta", explicó.

Alto riesgo

"El panorama es de alto riesgo", siguió graficando el entrevistado. Pero seguidamente aventuró de modo optimista: "Tenemos todas las chances de poder cambiarlo". "Pero hay que actuar rápidamente".
"El acuerdo de París fue exitoso en el sentido en que marca los objetivos sobre los cuales debemos trabaja, en cuánto podemos tolerar que aumente la temperatura respecto a la era pre-industrial, que hoy está en un grado, y que la ciencia dice no puede sobrepasar los 1,5, mientras el acuerdo internacional habla de mantenerlo bajo la línea de los 2 grados".
Para ello, explica: "Debemos cambiar todas las curvas, que hoy son ascendentes, por ritmos descendentes en cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero". 

Metas y un cambio "social y político"

Para Juan Carlos Villalonga el acuerdo de París es bueno porque "se negoció de arriba para abajo, en donde cada país puso todo sobre la mesa". Aunque fue distante en cuanto al nivel de compromiso de los países que mayor emisión de gases de efecto invernadero generan: "se verá en las evaluaciones periódicas". De todos modos, aunque ambiciosas, las metas "no alcanzan para no estar ni cerca de donde debiéramos llegar, va a tener que mejorarse muchísimo". 
El mayor cambio es en cuanto a la utilización de las energías: "deberán ser todas renovables a partir de 2050". Esto implica, no utilizar más el carbón, el gas ni el petróleo.
"Hoy tenemos disponible toda la tecnología y una enorme gama de fuentes de energías renovables que nos pueden permitir efectuar reducciones muy drásticas de emisiones". "Pero se necesita una decisión política muy fuerte". El legislador y experto ve el mayor problema en que "socialmente debemos prepararnos para un cambio muy grande": "provincias enteras de nuestro país que dependen de la explotación de los hidrocarburos. En tan solo unas pocas décadas, esas economías regionales tienen que encontrar otro modo de seguir subsistiendo".
En la "transición veloz para un mundo sin petróleo", en el transporte la propulsión eléctrica juega un rol clave. A Villalonga no le preocupa el costo de la tecnología, ya que lo ve un proceso natural: "como ha sucedido con los celulares, u otros artículos, una vez que se masifica, se va poniendo al alcance de todos". "Hay ciudades enteras como San Francisco en EE.UU. que ya tienen todo su sistema de transporte público a propulsión eléctrica o con biocombustibles". "Alemania tiene mayor potencia en energía solar que todo el parque eléctrico argentino", ejemplificó.

GIRSU

En relación a la Gestión de Residuos Sólidos Urbanos, de la cual nuestra ciudad es pionera, Juan Carlos Villalonga expresó: "Los residuos son una parte importante de generación del gases de efecto invernadero, a partir del metano". "Una buena GIRSU contribuye doblemente, porque por un lado, no genera emisiones a la atmósferas, y por otra parte está el reciclado". "Reciclar es muy importante, entre otras cosas, porque se puede usar ese metano en la producción de biogás".

Minería

Como diputado de "Cambiemos" y ecologista, a Villalonga no le preocupó la quita de retenciones a la minería. "Suena antipático, pero no es lo importante, porque puede seguir contaminando y pagando retenciones". "Lo importante es que haya un estado presente, que marque la cancha a la minería, que cierre actividades que haya que cerrar, con las normas que correspondan". 
Finalmente, habló del rol de la política "para recuperar ciertos valores republicanos, como la división de poderes y la transparencia de las variables macroeconómicas, que generen condiciones para que se hagan las inversiones de riesgo que necesitan las tecnologías verdes".

Boletín de noticias